ATENAS, NAXOS, CRETA Y MYKONOS desde 880 € - 14 días.


Nuestro Itinerario

  • EL PRECIO INCLUYE:

    Traslado de entrada en Atenas (Aeropuerto – Hotel).

    Pasajes de ferry: Pireo – Naxos, Naxos – Mykonos y Mykonos – Heraklio.

    3 noches en Atenas en hotel elegido en régimen de alojamiento y desayuno.

    3 noches en Naxos en hotel elegido en régimen de alojamiento y desayuno.

    3 noches en Mykonos en hotel elegido en régimen de alojamiento y desayuno.

    4 noches en Creta en hotel elegido en régimen de alojamiento y desayuno.

    Seguro de asistencia en viaje con MAPFRE.

    DÍA 1 - ATENAS Llegada a Atenas y traslado a su hotel. Ya que por la tarde los museos están cerrados les recomendamos dar un paseo por la zona de Plaka y Psiri. Psiri es un barrio lleno de pequeños restaurantes, la mayoría con música en vivo. Aquí pueden disfrutar de la música popular Griega del famoso buzuki. Es el barrio más de moda de la ciudad de Atenas actualmente. Un barrio de la zona vieja donde se instaló gente joven y emprendedora y crearon una zona de ocio que realmente tiene vida día y noche, todos los días de la semana. Les recomendamos cenar a base de raciones, de esta forma probarán lo mejor de la cocina griega y además a precios muy asequibles. Aquí conocerán el ambiente auténtico griego y disfrutarán de la noche griega.


    DÍA 2 - DÍA LIBRE EN ATENAS - VISITA DE LA CIUDAD: ACRÓPOLIS Y MUSEO (Opcional 70€) Tras el desayuno, sugerimos realizar la Visita Guiada por Atenas. El guía les recogerá en el hotel para comenzar el recorrido con una visita al Nuevo Museo de la Acrópolis, que se encuentra al pie de la misma. Inaugurado en 2009 es una moderna estructura de cristal que contrasta con las obras expuestas en su interior: la preciosa decoración escultórica de los templos de la roca sagrada de la antigua ciudad y esencia de la escultura clásica. Otras obras como estatuas-ofrendas de las épocas arcaica, clásica y helenística, y varios hallazgos procedentes de los santuarios situados a los pies de la colina. Finalizada la visita del museo y subiendo hacia la Acrópolis para visitar el santuario de la diosa Atenea, patrona de la ciudad en la antigüedad, pasaremos por el antiguo teatro de Dionisio, la cuna de la tragedia, la comedia y el drama, así como por las ruinas del santuario de Esculapio, centro terapéutico de la antigua Atenas. En la Acrópolis visitaremos las obras maestras del siglo V a.C.: la entrada monumental de los Propileos, el templo de Atenea Nike, el Erecteion con las estatuas de las Cariátides, y finalmente el Partenón, la obra más emblemática de la antigua ciudad. Desde lo alto de la colina veremos el odeón romano de Herodes Ático, el monumento a Filópapo, erigido en la cima de la colina de las Musas, así como la Pnyx, la terraza en la que se celebraban las asambleas públicas de la primera democracia directa de la antigüedad, y en la que latía el corazón de la vida política de Atenas. Continuaremos nuestro recorrido por Atenas pasando por el Areópago, colina en la que San Pablo predicó la fe cristiana a los atenienses, y por otros monumentos interesantes de los alrededores de la Acrópolis, antes de llegar al centro de la ciudad moderna. Tarde libre en Atenas para recorrer sus coloridas calles llenas de floreados edificios, disfrutar de sus tiendas, bares y de toda la vida que ofrece la ciudad.


    DÍA 3 - ATENAS Tenéis varias alternativas para pasar vuestro último día en la península. La primera es hacer una excursión por la región de la Argólida para visitar el Canal de Corinto, Micenas y el teatro de Epidauro. La segunda, es hacer una excursión al Santuario de Delfos para visitar el Oráculo, el museo y recorrer la Vía Sacra. La última sería continuar con la visita de Atenas. Por la mañana pueden visitar el Museo Arqueológico Nacional, que está a 5 minutos de la estación de metro Omonia. Les recomendamos dedicar por lo menos dos horas para ver el museo. Terminada la visita coged el metro en la plaza Omonia y bajad en Sintagma (línea roja). Frente al Parlamento está el Monumento al Soldado Desconocido y, justo al lado, por la Avenida Amalias, está la entrada a los Jardines Nacionales y al Zapio. Pueden dar un paseo por los jardines y a continuación visitar Zapio. Desde Zapio teneis dos opciones: a) Coger la salida hacia la avenida Vasilissis Sofias. Justo en frente est? el Museo Benaki, uno de los museos más importantes de Atenas. Tiene en exposición de más de 33.000 obras, que registran el carácter del mundo griego desde la antigüedad hasta el período de formación del nuevo estado griego y la cat?strofe de Asia Menor del año 1922. A poca distancia del Museo Benaki est? el Museo Goulandri de Arte Cicl?dico donde se exponen distintas piezas de la Civilizaci?n Cicl?dica. b) Coger la salida de la calle Basileos Konstantinou, cruzar la avenida y visitar el Estadio Panathinaiko ó Kalimarmaro, donde se celebraron los primeros Juegos Olympicos de la era moderna. Para almorzar podeis coger el tranvía desde Sintagma hasta la Avenida Poseidonos para dar un paseo por la playa. Entre el Delta de Faliro y la marina Trokantero, hasta la playa de Palaio Faliro, podeis disfrutar de un paseo con muy buenas vistas. Un muy buen sitio para comer son todas las tabernas que están en Mikrolimano. Para llegar hasta allí podéis coger el autobús desde Faliro.


    DÍA 4 - PIREO - NAXOS Después del desayuno traslado (OPCIONAL) al puerto de Pireo para coger el ferry hacia Naxos. El trayecto tarda más o menos 4 horas. Llegada a Naxos y traslado (OPCIONAL) a su hotel. En Naxos les recomendamos alquilar una moto o un coche pequeño para visitar con tranquilidad todos los sitios de interés de la isla.


    DÍAS DEL 4 al 7 - NAXOS Empiecen su visita por Hora, la capital de la isla y el puerto más importante de Naxos. Construida sobre la loma de un promontorio, este pueblo de estilo veneciano no deja de fascinar al visitante. Es fácil perderse por sus intrincadas, estrechas y enrevesadas calles que suben al Kastro, la fortaleza veneciana en lo alto del pueblo y hoy sede del museo arqueológico. En ellas, las pequeñas y variopintas tiendas, las tabernas y los restaurantes, ofrecen todo lo necesario para una estancia muy agradable. Al norte de la isla se encuentra el pueblo de Apollonas (Apolo), llamado así por la presencia en sus inmediaciones de una enorme estatua abandonada antes de su finalización (kouros), que en un principio se creyó representaba al dios Apolo. En este pequeño pueblo destaca el apacible paseo marítimo con playa en el que se puede degustar el pescado de la isla, así como cualquier otra especialidad griega. En los días ventosos, el mar golpea las rocas al norte adquiriendo un impresionante color turquesa. En el interior de la isla se encuentra Apiranthos, un hermoso pueblo conocido como "el pueblo de mármol", que al parecer fue lugar de nacimiento de héroes nacionales en la revuelta contra los turcos del siglo XIX. Cuenta, además de tabernas y restaurantes, con un pequeño museo arqueológico en el que se exhiben piezas representativas del arte antiguo de las Cicladas. Merece la pena recorrer los pueblos de Naxos que, casi intactos por el turismo, ofrecen al turista una visión del modo de vida griego auténtico y algo anclado en el pasado. Entre otros destacan Filoti y Calcio, en una llanura plagada de monumentos bizantinos, iglesias y antiguas torres venecianas, y Melanes donde puede verse otro kouros inacabado del siglo VII a.C. La isla está salpicada por numerosas casas y torres de época veneciana, algunas de ellas convertidas en museos y centros de exposiciones. Entre las iglesias y monasterios más importantes de Naxos figura el de Panagia Drossiani, vetusto monasterio del siglo VII situado entre olivos, que sufrió numerosos avatares durante la ocupación turca y en la que se guardaba una imagen de la Virgen María que, según los habitantes, obró el milagro de la lluvia en medio de una devastadora sequía. Las mejores playas de Naxos se encuentran en el suroeste de la isla. Destacan la de Agios Georgios, al lado de Hora, Agia Anna, bonita playa arenosa bastante concurrida, Kastraki, playa virgen más alejada del bullicio, y Liona, playa de restos marmóreos al norte de la isla.


    DÍA 7 - NAXOS - MYKONOS Después del desayuno traslado (OPCIONAL) al puerto para coger el ferry hacia Mykonos. El trayecto tarda más o menos 2 horas. Llegada a Mykonos y traslado (OPCIONAL) a su hotel. Para moverse en Mykonos les recomendamos alquilar una moto o un coche pequeño.


    DÍAS DEL 7 al 10 - MYKONOS La capital de la isla "Chora", un pequeño centro urbano en cuyas laberínticas calles pasa el tiempo sin que uno se llegue a dar cuenta: cafés, tiendas, restaurantes, todos inmersos en un mar de paredes encaladas donde el colorido de puertas, ventanas y flores rescata a los ojos de un naufragio en aguas blancas. Abajo, en el suelo, también fluyen infinitos ríos de blanca cal decorando el pavimento: aquí dibujado un pulpo, allí un pez, más adelante un ojo deseando buena fortuna… el caminante se pierde en su laberinto de calles, mas no parece preocuparle. Ni siquiera le importa si ha pasado ya tres veces por el mismo lugar: la luz de Grecia hace que un rincón parezca diferente a cada momento. Música en cada brizna de aire, pintorescos visitantes vestidos con sus mejores galas de verano, pieles doradas por el sol, caras amables y relajadas, sonrisas y más sonrisas. Alguna callejuela engalanada de buganvillas y jazmines nos acaba llevando a Little Venice, una parte del pueblo donde las casas hunden sus cimientos en el mar y donde el bullicio parece quedar atrapado en el laberinto dejado atrás. En este lugar, los barcos y los molinos sobre la colina le roban quizás un poco de protagonismo a las aguas cristalinas. En el puerto, el trasiego de barcos y comerciantes dan un matiz diferente al pueblo. Allí habitaba Petros, orgullosa mascota de Mykonos. Petros era un pelícano aparecido en el puerto tras una tormenta en los años 50. Tras su muerte, y dado el gran cariño que habitantes y visitantes le tenían, su presencia fue sustituida por otros pelícanos que hoy pasean a sus anchas entre puestos ambulantes, barcos y redes. La bahía de Ornos, a cuatro kilómetros de Hora, es un lugar ideal para alojarse si se quiere tener el bullicio de la ciudad al alcance, pero lo suficientemente alejado como para olvidarse un poco del mundo. Sus playas de arenas blancas, el mar tan tranquilo, tan transparente, tan Egeo. Si no fuera por la estela blanca que dejan los barcos, a veces parece que flotan en el aire. Cuidados restaurantes donde calmar sed y hambre jalonan la playa. Nada de ruidosos chiringuitos, eso lo dejamos para más tarde. Ahora reina la paz y la comodidad. A tiro de piedra, los hoteles, tan discretos que no se diferencian de las casas, abrigan la bahía para que el visitante no tenga que desplazarse más de cinco minutos. Un lujo para cuerpos cansados. También esperan nuestra visita los pequeños pueblos de la isla, con minúsculas plazas y una arquitectura auténticamente cicládica que no nos permite olvidar dónde nos encontramos. A ello también contribuyen las innumerables capillas e iglesias ortodoxas que, como rasgo distintivo, tienen cúpulas de color rojo. En un viaje por la isla se descubrirá que, como casi todas las Cicladas, Mykonos es una isla bastante árida en lo que a vegetación se refiere. Para los incondicionales de la fiesta, no faltará un lugar en Mykonos. En fuerte contraste con la correcta Hora nocturna, en las playas Paradise y Super Paradise el visitante encontrará desde el sol de mediodía un lugar donde dar rienda suelta a sus desinhibiciones. Música, comida, copas, mar, playa, instalaciones a pie de playa que rozan la lujuria y, sobre todo, mucha gente con un solo objetivo: divertirse hasta los límites más insospechados. Conviene advertir que en las zonas centrales de estas playas es bastante frecuente la práctica del nudismo. Por supuesto hay playas más tranquilas, como Psarou, Platys Gial?s, Elia, Paranga y la mencionada playa de Ornos. Los amantes de la historia, así como los románticos, no deben perderse una excursión a Delos, la isla sagrada de Apolo. Según la mitología, aquí Leto dio a luz a los mellizos Apolo y Artemis, por lo que en esta isla estaba terminantemente prohibido nacer y/o morir. En cuanto a la historia, aquí se guardaba la fortuna que Atenas recaudaba de sus ciudades protegidas, y la isla floreció como un centro de lujo y refinamiento que se manifestó en sus construcciones: avenidas adornadas con leones de mármol, mansiones, mosaicos, comercios, edificios públicos de mármol deslumbrante. Todo de cara a un mar privilegiado donde el visitante, con un poco de suerte, hallará incluso juguetones delfines. Un completo museo da idea de lo que aquí se guardaba, a la vez que ofrece un refrigerio para mitigar los rigores del sol. La isla no está habitada más que por sus ruinas, así que hay que regresar y terminar la excursión donde comenzó: el puerto de Hora.


    DÍA 10 - MYKONOS - HERAKLION Después del desayuno, traslado (OPCIONAL) al puerto de Mykonos para coger el ferry con destino Heraklion. Llegada a Creta y traslado (OPCIONAL) a su hotel. Su primer día en Heraklion lo pueden dedicar para dar un paseo por la ciudad antigua, de numerosas plazas y calles anchas y empedradas, con edificios de no mas de tres plantas, cuyos balcones miran al mar, y sin duda les va a encantar. Visite la fortaleza veneciana que se conserva en perfecto estado y resguarda la entrada del puerto.


    DÍAS DEL 10 al 14 - CRETA Durante su estancia en Creta les recomendamos alquilar un coche para poder visitar todos los lugares de interés que están alrededor de Heraklio, con tranquilidad. A 6 kilómetros al sur de Heraklio se encuentran las ruinas del Palacio minoico de Knossos que fue descubierto, excavado y reconstruido parcialmente por el arqueólogo inglés, Sir Arthur Evans. En este palacio se conservan en buen estado pinturas murales, baños, columnatas y la villa de Ariadne. Más hacia el sur, a 65km de Heraklio esta Matala. Apiñada alrededor de una idílica bahía, Matala no era más que una aldea de pescadores hasta que en los años 60 se convirtió en centro internacional para los hippies. Hasta ahora es una vibrante localidad de veraneo que no para de crecer. En Matala, según Homero, naufragó Menelao, el marido de Helena de Troya. En tiempos helenísticos sirvió de puerto a la ciudad-estado de Gortina. Los acantilados, erguidos sobre la playa, fueron excavados en la época romana para servir de tumbas, tiempo después, de morada de los primeros cristianos y, en fecha reciente, de los hippies. Les recomendamos visitar también la prefectura de Lasithi y su capital Agios Nikolaos, construida sobre el golfo de Mirabelo, como principal característica, en el lago Voulismeni, en pleno corazón de la ciudad, que se formó, según dichos, tras el hundimiento del volcán de Thira en la antigüedad. En la región de Lasithi, como en toda la isla de Creta, existen en abundancia playas impresionantes donde puede aprovechar el mar y el sol, nadar en aguas cristalinas y visitar sitios de interés arqueológico. Al oeste de Heraklion, casi a 80km se encuentra Rethymnon, una bella ciudad costera que mantiene vivos muchos elementos tradicionales. En Rethymno pueden visitar la Fortezza, la mezquita Nerantzi y la Fuente Rimondi. En la región de Rethymnon vale la pena visitar el Monasterio de Preveli, construido en el siglo XVI. Si siguen unos 3 km hacia el sur encontrarán el impresionante lago de Preveli, rodeado por pinos, y pueden bañarse en sus aguas cristalinas.


    DÍA 14 - CRETA - FIN DEL VIAJE Después del desayuno, traslado (OPCIONAL) al aeropuerto. FIN DE VIAJE.